El oficio de "Calero".

Desde mediados del siglo XIX producimos cal de la más alta calidad, partiendo de la utilización de hornos de leña milenarios de origen árabe. Nuestro "buen hacer" ha sido transmitido de generación en generación hasta hoy día, permiténdonos optimizar el resultado final para obtener un producto de gran pureza y blancura.

Por nuestro carácter familiar y artensano contamos con personal altamente cualificado en la producción artesanal de la cal. Nos une el entusiasmo, el esfuerzo y la dedicación por el oficio del "calero" y los sistema de construcción tradicionales.

La "Selección" de la piedra.

En Morón de la Frontera (Sevilla) se encuentran importantes canteras de roca caliza muy pura, con un 98% de carbonato cálcico. Esta riqueza natural nos aporta de primera mano la calidad en el producto. Seleccionamos la piedra en la cantera, escogiendo y diferenciando entre los diferentes tipos. Una técnica heredada que, hoy día, solamente trabaja nuestra familia.